La mariposa de alas púrpura

La mariposa de alas púrpura, Eunica monima (Stoll, 1782) (Lepidoptera: Nymphalidae), conocida en inglés como Dingy purplewing, es una pequeña especie tropical que recientemente fue vista en Chiapas (Tuxtla Gtz.) en oleada que a más de uno sorprendió. Estas notas intentan ofrecer información de la especie inmiscuida.

Las larvas de esta mariposa, ocupan hojas del árbol conocido como palo mulato o jiote (Bursera simaruba) como alimento, aunque también existe el registro de Zanthoxylum pentamon como hospedero. Las pupas son crípticas, verdes o grises, dependiendo del color del sustrato de pupación (DeVries, 1987; Minno et al., 2005 y Sermeño-Chicas y Henríquez-Martínez, 2013).

En cuanto a los adultos, las hembras de la mariposa de alas púrpuras tienen una coloración café claro, pero son los machos quien define el nombre común de la especie al presentar un brillo púrpura. Las alas anteriores de ambos sexos tienen seis puntos blancos en la parte distal media – en las hembras son puntos más borrosos y en machos más brillantes- La parte ventral de las alas en hembras es de color gris haciéndolos crípticos mientras las mariposas descansan en los troncos de los árboles. La parte ventral de las alas de los machos son púrpura tenue con áreas de color marrón claro, un par de estrechas bandas onduladas en color marrón, así como una fila de tres manchas en forma de ojos en el ala posterior. La superficie dorsal de las alas en los machos es altamente reflectante de rayos UV, probablemente para el reconocimiento de pareja (Scott 1986). Las mariposas adultas tienen una envergadura alar de aproximadamente 4.8 -5.1 cm. Se alimenta de la savia de árboles, excrementos de animales silvestres, frutas y barro, pero rara vez del néctar de las flores. Pasan una cantidad considerable de tiempo en la copa del árbol (Hall et al. 2010).

Eunica monima se distribuye en los bosques subtropicales desde Sudamérica (norte de Brasil), Antillas, Puerto Rico, Trinidad, Bahamas, Cuba, Centroamérica (Panamá, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Guatemala, Belice), México, hasta los Estados Unidos (Scott, 1986; DeVries, 1987; Meerman y Boosman, 1993: Salinas-Gutiérrez et al., 2009; Hall et al., 2010; Sermeño-Chicas y Henríquez-Martínez, 2013; Cock, 2014; Maes et al., 2014; Delgado y Barrios, 2015; Shiels et al., 2017). En Chiapas, las bases de datos Naturalista de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) y Global Biodiversity Information Facility (GBIF), indican la presencia de esta especie para los municipios de Ocosingo, Yajalón, Chiapa de Corzo, Tuxtla Gutiérrez, Ocozocoautla de Espinoza, Cintalapa. Así mismo, Balam-Ballote y León-Cortés (2010), la registran abundantemente en la región de Coapilla.
En cuanto a la migración que efectúa esta especie, Hoffman (1940), menciona que E. monima tiene áreas de distribución grandes en la tierra cálidas y templadas del sur y sureste de México (Chiapas incluido) y en ella efectúa migraciones considerables. Por tanto, no es la primera vez que se lleva a cabo este evento. En 2008, también se pudo ver una oleada de esta especie bajando por el cerro Meyapac (Ocozocoutla), con dirección al municipio de Cintalapa (Obs. pers.). Estos movimientos poblacionales de la especie, también han sido registrados en otros países como en Panamá (Herrera); Costa Rica (Guanacaste), El Salvador (La Libertad-San Salvador), Colombia (Manizales), Cuba y Estados Unido (Texas, Arizona y Florida) (Heitzman, J. R. 1970; Scott, 1986; Henríquez Martínez, 2004; Sermeño-Chicas y Henriquez-Martínez, 2013; Delgado y Barrios, 2015).

Se considera como un fenómeno de migración, cuando una especie de mariposa (en este caso), realiza movimientos poblacionales periódicos y más o menos exactos, que pueden verificarse año con año o en la temporalidad que esta ocurra. Los movimientos migratorios están promovidos por factores climáticos muy específicos como el inicio de la temporada de sequía o de lluvias, o bien el descenso de temperatura invernal. Otra característica que permite diferencias a una especie migrante frente a las que simplemente se dispersan, es que el movimiento está encaminado a buscar un sitio propicio en donde pasar y sobrevivir la temporada de condiciones adversas. De esta forma, existen patrones perfectamente definidos de ocupación, de acuerdo a lo que las mariposas migratorias requieren, como laderas cálidas o protegidas del viento, cañadas, etc. (De la Maza, 1997).

Las migraciones pueden finalizar en forma difusa o congregativa. En el primer caso (difusa), ocurre cuando las mariposas simplemente se mueven hacia territorios con características climáticas adecuadas y después se dispersan en ellos, como el caso de Eunica monina y otros lepidópteros (Aphrissa statira (Cramer, 1777) y Marpesia chiron (Fabricius, 1775)), que se distribuyen en México y realizan migraciones entre junio y agosto. La otra forma de culminar una migración (congregativa), los individuos de las especies involucradas forman abundantes colonias de hibernación que les otorgan medios de defensa común ante características especiales del clima, depredación y otros factores existentes en los refugios invernales. Esta última forma de culminar una migración es clásica de la mariposa monarca (Danaeus plexippus (Linnaeus, 1758))

Fuente de consulta:
Gómez, Benigno. (06/06/2018) "La mariposa de alas púrpura, Eunica monima" México. [Actualizacion de estado de Facebook]. Recuperado de: https://www.facebook.com/benigno.gomez.94/posts/10156478205169866

Deja un comentario