Defensa y mimetismo en insectos

Las adaptaciones de los insectos contra los predadores se clasifican en general en dos categorías:

1) Sistemas que reducen la probabilidad de que un predador inicie el intento de capturar al insecto. Es lo que denominamos DEFENSA PRIMARIA; previene la iniciación del ataque.

2) Sistemas que operan después de iniciado el intento de captura de la presa, y reducen la probabilidad de que tal intento sea exitoso. Es la línea de DEFENSA SECUNDARIA, que actúa después del ataque, necesita un estímulo que es el predador. Los mecanismos de defensa secundaria incluyen escape activo, morder, picar, aguijonear, eliminar secreciones químicas venenosas o irritantes, etcétera., pero en los insectos con coloración críptica se han desarrollado mecanismos especiales, que se describen en el presente artículo.

DEFENSA PRIMARIA

Coloración críptica

Evita que la presencia del insecto sea advertida por sus predadores, o sea que el predador no puede discriminar la presa de su entorno, o bien es confundida con algo que al predador no le interesa. Comprende distintos tipos de camuflaje o cripsis:

Homocromía: consiste en estar coloreado como el sustrato. Ej.: los insectos que viven entre el follaje son mayormente de color verde; en cambio los que viven en el suelo, bajo las hojas secas, por ejemplo, serán predominantemente de tonos castaños o grisáceos, muy pocos verdes.

Coloración disruptiva: diseños que “rompen” el contorno del animal y disimulan su forma. Ejemplo: mariposas que tienen en las alas dibujos intrincados, que se mezclan con la de la corteza de los árboles u otros sustratos cuando las mariposas descansan sobre ellos. El insecto debe buscar el fondo apropiado, similar a su coloración, para pasar desapercibido. Pero algunos adaptan su color al del medio (mántidos y fásmidos, por ejemplo, a través de las sucesivas mudas).

Homomorfía: Es la imitación de objetos definidos. La presencia de insectos es advertida, pero confundida con algo que no interesa al predador. Entre los objetos más frecuentemente tomados como modelo por los insectos, se encuentran las ramitas y palitos (copiados por orugas de Geometridae, mariposas adultas, fásmidos, proscópidos, etc.), hojas de plantas (simuladas por mariposas, tetigónidos y fásmidos), excrementos de ave (imitados por larvas, pupas y adultos de lepidópteros).

El parecido general debe combinarse, para ser efectivo, con la conducta apropiada: el insecto debe elegir el lugar apropiado para reposar, adoptar la actitud correcta y luego mantenerse absolutamente quieto.

La coloración protectora, que, como en los casos anteriores, permite al animal escapar a la atención de un predador, se denomina PROCRÍPTICA. Pero a veces la coloración y conducta protectoras permiten al predador acercarse a su presa sin ser visto, o que la presa se acerque al predador sin verlo, como en el caso de los mántidos que semejan hojas, ramas o flores, cuando esperan inmóviles entre el follaje la aproximación de una presa. El fenómeno es conocido como coloración ANTICRÍPTICA (y cumple al mismo tiempo una función procríptica al ayudar al insecto a escapar de sus predadores).

Coloración de advertencia o aposemática.

Consiste en colores brillantes y dibujos llamativos que hacen al animal muy conspicuo en el medio que habita, y sirve para advertir a sus posibles enemigos que no es una presa conveniente, porque es repugnante o venenoso, o está armado. Como las aves, por ejemplo, no tienen temor o repulsión innatos, a estos insectos, deben aprender a reconocerlos y evitarlos; entonces, cuanto más conspicuamente coloreado esté el insecto, más rápido será ese aprendizaje, y morirán menos individuos como ejemplares de prueba”.

Los colores de advertencia más usados por los insectos son azul y rojo, y combinaciones de negro con amarillo, naranja o rojo. Encontramos colores aposemáticos en los crisomélidos, coccinélidos, avispas, papiliónidos, etcétera.

Cripsis no visual

Los primates y seres humanos, basamos nuestra percepción del entorno sobre todo en el sentido visual. Por eso la mayor parte de los ejemplos de cripsis que se suelen mencionar, así como de mimetismo o aposematismo, tienen que ver con la imagen del animal. Existen sin embargo casos de mimetismo auditivo u olfativo. Algunas polillas como la polilla halcón perteneciente a la familia esfingidae emiten sonidos ultrasónicos que confunden al oído de los murciélagos, cuando intentan detectarlas por el eco (ecolocalización) de los chillidos que ellos mismos emiten.

MIMETISMO

Es una forma de coloración protectora en la que un insecto semeja a otro que es nocivo o desagradable, y obtiene la protección de la especie que mimetiza. Esta es una de las definiciones más aceptadas, pero no encuadra todos los casos de mimetismo, como veremos más adelante.

La teoría del mimetismo se basa en tres elementos: dos emisores de señales que emiten la misma señal y que tienen al menos un receptor común, que reacciona a los dos de la misma manera. A uno de los emisores se lo llama modelo y al otro imitador. Generalmente el modelo es el animal protegido, evitado por sus enemigos; el imitador es el que simula, y el receptor es el que percibe la señal, o sea el distintivo en común que tienen el modelo y el imitador. Es el engañado. Para él es una ventaja reconocer al modelo y evitarlo, y una desventaja confundir al imitador con su modelo.

Chinche

Leyes del mimetismo:

    1. El imitador debe vivir en la misma región que el modelo (con lo cual aumenta la probabilidad de que a ambos les corresponda un enemigo común).
    2. El imitador es más indefenso o al menos saca ventajas de su semejanza con el modelo.
    3. Los imitadores son más escasos, en número de individuos, que los modelos respectivos.
    4. Los imitadores se apartan del tipo normal de su especie por caracteres muy aparentes que lo acercan al animal copiado.
    5. La imitación se limita a caracteres externos, excepto cuando las condiciones internas pueden afectar al aspecto externo, o si intervienen señales olfatorias, por ejemplo, y puede ser necesario parecidos internos para elaborar olores similares.

TIPOS DE MIMETISMO:

Mimetismo BATESIANO

Las especies o grupos comestibles y no protegidos adquieren cierto grado de seguridad ante los predadores, al imitar una especie que está realmente protegida. Por ejemplo, las mariposas de la familia Danaide presentan colores aposemáticos y son nauseabundas y venenosas para las aves, debido a que las orugas se alimentan de algodoncillos (Asclepiadaceae), asimilando el látex sin efectos nocivos para ellas, y almacenándolo de modo que persiste en la pupa y en el adulto. Por ejemplo, la mariposa monarca, (Danaus plexippus) o la mariposa reina (Danaus gilippus), se encuentran protegidas de esta manera y son mimetizadas por la mariposa virrey (Limenitis archippus o Basilarchia archippus) un ninfálido que, pese a ser apetecible es evitada por las aves, al parecerse tanto a estas mariposas.

Mimetismo MÜLLERIANO

Consiste en que dos o más especies protegidas presentan un patrón similar de coloración de advertencia. Al tener el mismo aspecto, se simplifica la manera de advertir a los predadores locales que deben respetarlos, el aprendizaje es así mucho más rápido y mueren menos individuos de las especies protegidas, en el “proceso educativo”. Además, el número de sacrificios necesarios se reparte entre todas las especies, por lo tanto, cuantas más especies estén involucradas, menos ejemplares de sacrificio le tocará a cada una de ellas. En las familias de lepidópteros Heliconiidae e Ithomiidae se dan los casos más complejos de mimetismo mülleriano, con el desarrollo de dibujos locales, es decir que diferentes especies, en una región, convergen hasta parecerse muchísimo, y en otra región convergen a otro dibujo totalmente distinto.

Mimetismo agresivo o de PECKHAM

Aquí el atacante es el imitador y el receptor de señal es la presa. Las luciérnagas (Coleoptera, Lampyridae) tienen órganos luminosos, tanto en estado larval como en adulto. En los adultos, la luz interviene en el apareamiento: las hembras se posan sobre piedras o hierbas, y los machos vuelan buscándolas. La única señal que los atrae desde lejos es la luz. La señal lumínica es intermitente, y el ritmo de emisión varía para cada especie. Además, los dos sexos emiten sus señales de manera distinta. Las hembras de Photuris sp. pueden copiar la señal de las hembras del género Photinus. Pueden atraer así a los machos de ese género, contestando a su señal con la misma señal de su hembra. El macho se acerca, aterriza junto a ella y es inmediatamente capturado y devorado, porque la hembra de Photuris es predadora, y se alimenta precisamente de machos de Photinus.

El anterior es un caso de mimetismo entre dos especies, ya que el modelo y el receptor de señal pertenecen a la misma especie. Además, debemos notar que aquí la especie más protegida no es el modelo, sino el imitador.

DEFENSA SECUNDARIA

Tanatosis.

Consiste en “hacerse el muerto”, dejándose caer y manteniéndose absolutamente inmóvil. Es el recurso más común en los insectos palo (proscópidos y fásmidos) cuando son descubiertos, así como algunas especies de polillas o escarabajos.

Coloración relámpago o deslumbrante.

Es la exhibición repentina de un modelo de brillante colorido que estaba oculto hasta entonces. Por ejemplo, muchas mariposas parecen una hoja cuando reposan con las alas juntas sobre el dorso, pero al abrirlas es como una explosión de color que deslumbra al atacante, porque la cara superior de las alas tiene colores brillantes, muy vivos. La sorpresa es sólo momentánea, pero ese momento puede bastar para que la mariposa escape.

El efecto de alarma de la coloración deslumbrante es mucho mayor cuando toma la forma de OCELOS, o sea anillos concéntricos que parecen un par de ojos. Se ha comprobado experimentalmente que las aves se asustan de ellos cuando son súbitamente expuestos, y que manifiestan más repulsión hacia la mariposa cuanto más perfecto es el ocelo.

Coloración de desvanecimiento.

Funciona en sentido inverso a la coloración relámpago. Por ejemplo, la mariposa hoja al volar es muy visible, y la atención de un perseguidor se fijará en el rasgo más destacado, o sea los vivos colores de la cara superior de las alas. Entonces, si el insecto de pronto se esconde en un árbol y cierra las alas, ocultando esos colores, el perseguidor pasará de largo buscando la forma coloreada que estaba persiguiendo. Lo más importante de este mecanismo es la transición brusca de un objeto brillante en el que se concentra la atención, a otro que pasa desapercibido.

Finalmente, dejo un video donde se puede apreciar perfectamente la coloración criptica que utilizan los insectos, en este caso una polilla de la familia Notodontidae (Uropyia meticulodina), especie que se distribuye en China y Taiwán y su impresionante efecto de camuflaje.

Fuentes de consulta:

Valladares, Graciela. (2013) Defensa y Mimetismo. Argentina. Cátedra de Entomología. Fac. Cs. Ex. Fís. y Nat. UNC. Recuperado de internet de: http://www.efn.uncor.edu/departamentos/divbioeco/entomo/te%C3%B3rico%20mimetismo%20p%C3%A1gweb.pdf

Universidad de Alcalá (2015) Evolución: mimetismo y camuflaje (cripsis). España. Portal UAH España. Recuperado de internet de: https://portal.uah.es/portal/page/portal/universidad_mayores/descarga_material_docente/material_ciencias_naturales/documentos/mimetismo.pdf

Deja un comentario